martes, 6 de abril de 2010

La otra orilla / The other coast

Lo que escribo, seguramente, ha de extrañar a algunos. A otros podrá parecerles lógico y hasta lo compartan. En lo personal, creo en una cultura rioplatense indivisa cuyos escenarios unidos por el mismo río se complementan entre si aún por sus diferencias. Montevideo me recuerda lo más amado de otra Buenos Aires, lo más gentil de Buenos Aires, una Buenos Aires más lenta, preciosamente más lenta. Montevideo, aún resiste bastante bien la velocidad insana de la globalización y resiste dentro de sus propias fronteras, geográficas y culturales. Montevideo está ahí para dolernos una Buenos Aires que se salva un poco en "los barrios" pero que, crecida de espaldas al río -¿y a su gente?-, se ha empeñado, durante los últimos 20 años, en privatizarnos los paisajes, en agiornarnos "el café" con remodelaciones aptas para el consumo en moneda extranjera, que se ha esforzado en borrar parte de sus "huellas-buenos-aires" en función de una modernidad dolorosa y poco amiga de lo propio en una pugna en la que, el "parecerse a", va ganándole el partido al "ser" y a la memoria colectiva. No es una queja; es lo que hay. Tal vez por eso me empeño en rastrear y registrar todo eso que nos hace porteños en lo más puro y amigable del término. Montevideo también padece de todo eso... pero no destruye lo propio. Me parece apropiado incorporar en una serie algo de eso que perdimos o que nos falta... incluso lo diferente y lo que complementa. Iguales pero muy distintos a pesar de Gardel, el mate y el río. Vayan, pues, unas cuantas fotos de Montevideo en la serie llamada "la otra orilla" (desde mañana).
--

New Serie: "The other coast" (Montevideo)
(Full text in english this week)
--

4 comentarios:

  1. Fer, es increible ver como va tomando cuerpo la cosa, cada vez me gusta mas....

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pablito!!! En estos días te voy a pedir una opinión sobre un par de fotos. Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me gusta como escribis Fer.

    Tengo que confesar que este escrito me puso la piel de gallina, y me hizo lagrimear.

    Y es que es un país que extraño mucho, aún sin pertenecer a él, me siento muy a gusto e identificado cuando tengo la oportunidad de recorrer sus calles y charlar con su gente.

    Gracias,
    Slds.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Santie. Justamente tengo que volver durante el mes próximo a Montevideo y sinceramente no veo la hora de seguir foteándola. Abrazo

    ResponderEliminar

Por favor, sea breve y evite lenguaje inadecuado. Por favor, no usar este espacio para SPAM (será rechazado por los moderadores). / Please, be brief and avoid inadequate language. Please don´t use this space for SPAM (it will be rejected by mods).